¿Qué encontrarás?

Paz y tranquilidad para turismo familiar

Relájate paseando por la playa

Los días de playa pueden ser, además de relajantes y divertidos, buenos para su salud.

Al margen de los beneficios de un chapuzón en el agua del mar, no hay que olvidar otra buena costumbre que, sin duda, hay que poner en práctica: los paseos.

Caminar por la arena es muy saludable, una práctica excelente para mejorar la circulación sanguínea, por lo que resulta especialmente recomendable para las personas con varices.

Si, paseamos a paso rápido, añadimos a los beneficios de la caminata el masaje de la arena en las plantas de los pies, que activa la circulación venosa y linfática. Y aún hay más, pues al romper las olas en la orilla, el agua masajea los tobillos, con lo que el ejercicio es todavía más completo.